Cuento sufi. El tigre y la oveja

ene
2015
18
Cuento sufi. Tigre-oveja

Historia sufí que cuenta como somos lo que creemos que somos y no lo que verdaderamente somos, y como eso condiciona nuestras vidas.

“Una tigresa embarazada estaba buscando comida y cuando vio un rebaño de ovejas se lanzó hacia ellas para cazarlas, atemorizadas corrieron, alcanzó a una y la mató pero con el esfuerzo de la carrera empezó a dar a luz con tan mala suerte que tuvo a un tigrecito y cansada por esto murió. El tigrecito nació y la madre estaba muerta, las ovejas tras haber pasado miedo siguieron pastando, y el tigrecito, que no sabia ni entendía nada, se vio rodeado por todas las otras ovejas que hacían sus cosas: pastaban, balaban…Sin ningún otro modelo de referencia, el tigre se creyó que era una oveja más y fue alimentado y adoptado por el rebaño. Empezó a vivir como una oveja, pastaba, decía “beeeee”, hablaba como ellas, se quejaba pero no hacía nada.

Y así siguió creciendo hasta ser un tigre adolescente; pero un día desde una montaña lo vio un tigre adulto, se preguntaba qué era este espectáculo tan horrible: un tigre de tamaño considerable en medio de una manada, caminando juntos como si todos fueran ovejas. Esto era una deshonra para la raza, pensó el tigre adulto

¿Cómo puede haber un tigre tan pusilánime e ir caminando con las ovejas comiendo pasto?

Así que enfurecido se lanzó desde la montaña, todas las ovejas se escaparon, el tigrecito también. El tigre adulto mató a una oveja y agarró con la boca al tigrecito. El tigre joven pensó que se lo iba a comer, pero el tigre viejo se lo llevó a la orilla de un lago, y le obligó a mirarse en el agua, dándole además un trozo de carne de oveja y obligándole a comer metiéndoselo en la boca. El tigrecito pensó que aquello era canibalismo ¿Cómo se iba a comer a su propia hermana? Al principio no le gustó el sabor de la carne, pero poco a poco se dio cuenta de que aquello no estaba tan mal. El tigre viejo le dijo: “Ahora vas a rugir” y lanzó un gran rugido mostrándole como lo hacen los tigres. “Ahora ruge tú” y el tigrecito lanzó un ruido extraño, mezcla de balido y rugido. Se pasó así un buen tiempo hasta que consiguió lanzar un tremendo rugido. Los sufíes dicen que ese rugido es el rugido de un ser humano que se da cuenta de quién es en realidad. Para ellos nosotros estamos en una situación donde no sabemos quienes somos realmente, nos creemos que somos una cosa y somos otra totalmente distinta.

(adaptación de la conferencia de: Fredy Kofman, 3 de mayo de 2002)

Dicen los sufies que todos nacemos tigres, pero vivimos como ovejas,.. y es cuando descubrimos ¿para qué hemos nacido? Cuando empezamos a vivir como Tigres, nuestra verdadera naturaleza. La sociedad actual está repleta de ovejas, que se quejan pero no hacen nada por salir de su zona de confort y cambiar su vida, por cambiar su mundo.  ¿Y tú quien eres?