Procrastinar

oct
2014
27
omega_pocket_watchwallpaper3840x2400

“Si realmente es importante para ti, encontrarás una manera. Si no, encontrarás una excusa.”

313353_501351739923893_1926549895_n

¿A menudo dejas los estudios para el día anterior al exámen?
¿Pagas las facturas el último día de su vencimiento?
¿Esperas hasta último momento para hacer las cosas?
¿Te entretienes en otras actividades (internet, tv, etc) dejando de lado asuntos que sabes que son más importantes?
¿Das vueltas para ponerte a hacer un informe que tienes que entregar?

¿Te cuesta empezar?

Dejar de lado lo que realmente tienes que hacer para dedicarte a realizar cosas que te apetecen más es lo que se conoce con el nombre de procrastinación.

Prácticamente todo el mundo hemos procrastinado alguna vez, procrastinar es lo fácil, lo cómodo, lo que nos gusta y lo que nuestro cerebro nos manda que hagamos, sin embargo si queremos lograr nuestros objetivos en la vida, a menudo debemos de estar dispuestos a ser capaces de soportar ese dolor a corto plazo que nos hace procrastinar y dirigirnos hacia el placer a largo plazo.

¿Cuás el remedio para evitar la procrastinación?

La fuerza de voluntad y la creación o sustitución de hábitos.

Es más fácil salir a correr si lo hago por ejemplo, todos los martes y jueves de 19:00 a 20:00, los primeros días costará, pero luego ya se convertirá en rutina, y con el tiempo se habrá generado un nuevo hábito (el tiempo de generación de un nuevo hábito es de 21 días aproximadamente). Lo curioso es que una vez que hayas implementado este hábito lo que te causará dolor será dejar de ir a correr…

Hacerlo te llevará algo de tiempo, pero en la vida, no todo es correr de un lado al otro. ¡No lo dejes! ¿Acaso TU no eres importante? Dedicate una tarde o una mañana para tí, para mejorar eso que te molesta, para quitarte de encima eso que te estorba…. ¡QUIERETE!

Independientemente de lo que estés tratando de hacer, hay tres pasos importantes que tienes que dar:

1.Organizarte
2.Concentrarte
3.¡Hacerlo!

El problema es que, para algunos, cada uno de estos pasos significa dar muchos pequeños pasos. Pero aprender a darlos es una destreza que te ayudará mucho en tu negocio y en la vida. Todos tenemos muchas cosas que hacer en el día y cada una de ellas sigue este proceso de tres pasos.

Organizarse significa estar donde debes estar y reunir los materiales necesarios. 

Concentrarse significa seguir adelante con la tarea o el trabajo. 

¡Hacerlo! Si llevas a cabo los pasos 1 y 2, el paso 3 se hace casi solo. Hacerlo significa acabar y dar los últimos retoques. 

Organízate
Ser organizado es una destreza importante tanto en tu negocio como en la vida. Cuando eres muy organizado, puedes concentrarte, en lugar de pasar tiempo buscando cosas como loco y distrayéndote con cosas sin importancia. ¿Qué significa ser organizado? En el negocio, significa tener un cuaderno o un lugar donde guardar todas tus tareas y notas, y así saber qué tienes que hacer y cuándo. Tener archivadores o carpetas claramente etiquetadas y guardar todas tus tareas y notas en orden y en un lugar específico: es lo principal de la organización.

La planificación también forma parte de ser organizado. Planificar significa decidir qué vas a hacer y cuándo lo vas a hacer. Los calendarios, las listas y los horarios pueden ayudarte a planificar. Puedes comprar o dibujar un calendario y tenerlo cerca de tu área de trabajo. Sería conveniente elaborar un horario o una lista de cosas que hacer. Mirar la lista te puede ayudar a saber qué necesitas hacer. Añade cosas cuando tengas tareas o metas nuevas y márcalas cuando las hayas terminado. Utiliza la lista para decidir qué es lo más importante y empieza por ahí.

Necesita un poco de esfuerzo extra para organizarte a ti mismo y tus cosas. Pero una vez te has organizado, te sientes muy bien. Cuanto menos tiempo pases buscando cosas por todas partes, más tiempo tendrás para cosas mejores, como leer un buen libro.

Concentrarse
Para concentrarte, habla contigo mismo durante el trabajo. Pregúntate: “¿Qué tengo que hacer ahora?” y contéstate.

Entiendes, ¿no? Habla contigo mismo mientras tratas de hacer algo, paso a paso, como si fueras una maestra/o. Esto te ayuda a concentrarte en el trabajo. ¡No te des por vencido! Ya casi lo consigues. (¡No olvides decirte eso a ti mismo!)

¡Hacerlo!
¿Qué es mejor que ser organizado y estar concentrado? ¡Haber terminado! No solo te alegrará saber que has hecho bien, sino que tienes algo porqué sentirte orgulloso. Prosigue hasta que esté todo hecho, y no te rindas cuando vayas por la mitad. Asegúrate de que tu trabajo este limpio y bien hecho. Revisa tu trabajo por si hay algún error. Corrige cualquier error que encuentres.

Nunca te rindas! Ves tras tus sueños! Establece metas y alcanzarlas.

Etiquetas: , , , , , ,